Open Season / Amigos Salvajes
 
     
 

 

Open Season / Amigos Salvajes 2006

 

Abren temporada 'amigos salvajes

Por

Juan Carlos García


(07-Oct-2006).-

SAN JOSÉ DEL CABO, Baja California Sur.- ¡Qué nadie se mueva! Mmm. No, mejor "¡Qué todos se muevan!" porque a los animales que no se pongan listos, los cazadores harán de las suyas con ellos.

Así, con la llegada de la temporada de cacería, son advertidos Boog, un corpulento oso grizzly domesticado y Elliot, un flacucho y testarudo venado, para que tomen sus providencias y no sean víctimas... aunque podrían ser victimarios.

"La trama de Open Season: Amigos Salvajes es muy idealista y se centra en los sentimientos más nobles que podemos conocer, como la amistad y la bondad. Boog es un oso de casi 500 kilos que es obligado por las circunstancias a hacer equipo con Elliot, un ciervo mula muy chistoso, comiquísimo.

"Al principio se detestan, pero la inminente llegada de los cazadores los hace replantear su actitud", cuenta Roger Allers, director de la cinta de dibujos animados que se estrenó ayer en las pantallas Imax de todo el País.

Boog se encuentra confuso y perdido tres días antes que de que se abra la temporada de caza luego de haber dejado su delicioso garage por insistencia de Elliot, quien no le da tanta importancia a tan grave problema que se les avecina.

"Las historias de dibujos animados ofrecen la gran ventaja de que le pueden gustar tanto a un adulto como a un niño o a un adolescente. Yo he vivido fascinado con el proceso creativo desde que era un 'mozuelo'. Ahora que veo este filme pienso firmemente que el cine tiene un deber, que no es sólo entretener, sino exaltar los valores positivos del humano, y no sólo realzar los negativos", afirma Allers, quien dirigió la multilaureada cinta El Rey León.

En la versión en inglés, las voces principales corrieron a cargo de Martin Lawrence, Ashton Kutcher, Jon Favreau, Gary Sinise y Debra Messing, mientras que en la versión para México, son Reyli y Jaime Camil quienes le pusieron la suya a Boog y a Elliot, respectivamente.

Entrevista a Jaime Camil por el estreno de Open Season

 

Ofrecen voz salvaje

Por

Liliana Lejarazu

(13-Oct-2006).-

Aunque actualmente uno se caracteriza por su romanticismo y otro por hacer sufrir a una fea, Reyli Barba y Jaime Camil se unieron para el doblaje en español de los personajes protagónicos de Open Season: Amigos Salvajes, que se estrena hoy en las salas del País.

Al intérprete de "La Descarada" le tocó hacer al oso Boog, quien vive dentro de una cochera y hace shows en el pueblo de Timberline hasta que su entrenadora decide dejarlo en libertad en el bosque.

Open Season: Amigos Salvajes también significó el debut de Camil en el mundo del doblaje, ya que prestó su voz a Elliot, un ciervo mula que desea hacerse amigo de Boog. Y así como Reyli, él también encontró similitudes en su papel.

"Elliot tiene un fin muy noble, que es la amistad, nada más que sus medios para llegar a ese fin no son los más adecuados, yo creo que se les cayó de chiquito y quedó loco como yo, entonces sí tenemos mucho que ver".

El proceso de grabación, añadió Camil, fue un poco complicado, ya que él y Reyli tuvieron que adaptar sus voces a las animaciones que venían acorde a los textos en inglés, que corrieron a cargo de Martin Lawrence para Boog y Ashton Kutcher para Elliot.

Pero con todo y todo, los mexicanos salieron airosos en su debut como actores de doblaje, tanto que hasta se aventaron a improvisar diálogos; Reyli, por ejemplo, hizo cantar a Boog un fragmento de su tema "Al Fin me Armé de Valor".

El resultado de Open Season: Amigos Salvajes, primer cinta animada de los estudios Sony Pictures, dejó muy contentos a ambos artistas por el mensaje que se maneja en ella.

 

 

Deja Elliot afónico a Camil

Jaime Camil tenía la idea de grabar la voz de tres de los cinco rollos que forman la película de Open Season... en un día; sin embargo, sus planes no se dieron.

"El primer día que llegué a grabar pensé que me iba a echar tres rollos, pero resulta que el personaje grita cada dos minutos, entonces apenas llevaba un rollo doblando y dije 'Dios mío, ya estoy afónico'".

Por lo que el también actor optó por dividir sus sesiones de trabajo en cuatro días, dejando para el final los gritos.